HISTORIA EN LOS ANDES

miércoles, 15 de febrero de 2012


En la cima de los Andes
tengo un puñal escondido
para matar al bandido
que se robó mi amorcito.
Ay que será, ay que será
de la pobre de mi mujer.
Yo la dejé, yo la dejé
en la casa del viejito Andrés
y la encontré y la encontré
en la casa del viejito Juan.

Navegador de Paginas