MADIAN Y SU HISTORIA

miércoles, 13 de abril de 2011

Un joven muy capas y fuerte
así era MADIAN
quien cumplía su deseo de ser un buen militar
un día MARIANA invadió su corazón con sus amores
y ella fue su esposa
a su tiempo les nació JUANITO
un bebe muy lindo
pero a edad muy tierna
enfermo el pequeño
por primera vez MADIAN
pidió permiso y sin tardar lo concedieron

A los pocos días se regreso
desalentado pues su querido hijo continuaba igual
hizo uso de licencia
¡oh! qué tristes vacaciones
volvió frustrado
porque JUANITO
quedo peor y por esta razón hasta enfermó MARIANA
otra vez pidió permiso
más por asuntos muy profesionales
se postergo su salida
esto aumento su angustia
y aquí empezó su tragedia
¿qué hago?
grito desesperado
por la noche hallábase de guardia
y llorando amargamente su tristeza
sin novedad el sector mi superior
dijo entre sollozo
al ronda que pasaba
muchas gracias este le responde
MADIAN viéndole alejarse provecho el momento
e impulsado por su gran preocupación
escapo del puesto por visitar a los suyos
pues su hogar
no estaba lejos
pero él ronda mientras se iba meditaba
que sucederá a este soldado
¡estaba llorando!
volveré a preguntarle en que puedo ayudarlo
centinela, centinela y al no encontrarlo
lógico fue a comunicar al caso
al regresar por aquel sitio
centinela y MADIAN mojadas de sudor sus ropas
y sin poder disimular su gran cansancio
firmes contesta con voz entre cortada
usted a abandono la guardia
y ya di parte de eso
mañana se presenta a resolver su asunto
le dijo el superior un tanto disgustado
al siguiente día cumplió la orden
y por ese error el podre MADIAN
fue al calabozo
allí sufrió tanto
que el llanto era su pan
el suspiro su consuelo
su compañera leal la tristeza
al tercer día
a horas de la madrugada
estando a punto de volverse loco dijo,
no resisto más,
los míos enfermos sin medicina sin dinero
y yo aquí preso no…o, pase lo que pase
hoy me escapo de esta celda
miro
todo estaba en calma
nadie lo veía
entonces
subió las paredes
alzo el techo con sigilo
y al caer
lo escucha el centinela
alto detente o disparo
pero él
no le hizo caso
más bien confundieses entre la obscuridad el bosque
de pronto disparos contra el
suena la alarma
toda la guardia se reúne
y la persecución empieza
pero había una voz en su mente le decía
corre, corre MADIAN
no te detengas
mientras que
subía cuestas
saltaba muros
pasaba obstáculos
y cruzaba carretera
muy preocupado
al fin llego a su casa
abraza y besa a su esposa con ternura
pero ella lo reprocha muy disgustada
tres días hemos estado
solos
abandonados
y tu sin acordarte de nosotros
porque nos haces esto
por qué por qué
pero el con cariño le responde
con ustedes esta mi corazón
cuantos les amo
más a si y así ha sucedido
y aquí me tienen
aunque por todo el personal del cuartel soy perseguido
ella comprendió la enternecida
y abrazando a su esposo se disculpa
y cuando empieza a contarle
el estado de JUANITO
de repente
disparos de fusil por todas partes
y rodeando la casa los Soldados
ya ves vienen por mi
dijo asustado
y yo me escondo
¡oh! Me quito la vida en este instante
desesperado
tomo un puñal e intento suicidarse
no, no lo hagas amor mío
MARIANA exclamó aterrorizada
sería peor para nosotros
mejor andan con ellos
cuídate mucho
ojala nos encontremos pronto
y echo a llorar la mujer desconsolada
date preso
de esta no te nos escapas
dijeron  los soldados
y atado fue llevado donde el comandante
tome asiento MADIAN
cuénteme su caso
le dijo con acento muy pasivo
y responde el acusado
esto, esto y aquello acontecido
y yo reconozco mi faltas
por eso estoy dispuesto a cumplir
donde sea y cual fuere mi castigo
bien se que lo merezco
pero una cosa le pido comandante
y por favor se lo suplico
deme permiso
para hospitalizar
a mi esposa que esta muy enferma
y también y también para enterrar a mi hijo muerto
el jefe conmovido por tan trágico suceso
miro fijamente
frunció su ceño
y apretando los brazos del soldado
le dijo con voz muy profunda
tómese el tiempo necesario
vaya solucione sus problemas
pida el dinero que usted crea conveniente
y queda en Libertad y sin culpa
gracias muchas gracias comandante.
Autor: Declamador Félix España

Navegador de Paginas